Diez años sin Pierre Bourdieu

Se cumplió una década del fallecimiento de Pierre Bourdieu, uno de los sociólogos clave de los últimos tiempos y una parte central de la educación que recibimos quienes estudiamos Comunicación en la Universidad de Buenos Aires. En mi cursada fue uno de los autores más claros que leí.

 

En el documental “La sociología es un deporte de combate” disparó frases como esta:

La sociología es la ciencia que se pregunta por qué las cosas ocurren como ocurren en la sociedad. Es decir, por ejemplo, ¿por qué los hijos de profesores salen mejor adelante en la escuela que los hijos de obreros?

Una entrevista a Bourdieu, con subtítulos en español, grabada en 1991:

La teoría de los campos de Bourdieu en un típico video educativo en YouTube (¿qué opinarán sus colegas?)

La foto la tomé del perfil que hizo Público.es, muy recomendable.

Visualización sobre el trabajo del 1% de Estados Unidos

Gran parte del movimiento “Occupy” en Estados Unidos, que tuvo su epicentro en Wall Street, cuestionaba a la construcción del 1% de la población y las desigualdades que había (hay) entre esa mínima porción de la población y el resto.

The New York Times buceo en los datos e hizo una visualización mostrando de qué trabajan las personas que viven en las casas que conforman ese uno por ciento. Sin sorpresas: el puesto que más presencia tiene en ese porcentaje es el de “manager”. El gráfico, aunque no es de los más atractivo que vimos,  muestra mucha información. Además, pueden verlo a pantalla completa.

 

“El Manifestante”, The Protester, personaje del año en TIME

“Desde la primavera árabe a Atenas. Desde Occupy Wall Street a Moscú”, con esa frase y un manifestante anónimo en la tapa la revista Time decidió elegir como personaje del año a “The Protester”. La nota en sí también es muy interesante, recomiendo la producción fotográfica.

Es la segunda vez, en los últimos años, en que la revista elige un concepto y no una persona concreta para su nota más famosa: “You” fue tapa en 2006 de la mano de la Web 2.0.

En 2010 la tapa había sido para Mark Zuckerberg de Facebook.


Cómo trabaja una redacción con los cables de Wikileaks

“Yo leí los cables”. Así empieza el post de Mirentxu Mariño (@mirenm), periodista de 20minutos.es, en el que cuenta cómo fue/es el paso a paso de la lectura de los telegramas filtrados por WikiLeaks.

Este es un extracto interesante, pero recomiendo leer el post completo (sobre todo teniendo en cuenta que 20minutos no fue uno de los medios elegidos por WikiLeaks):

 

En la redacción (que acoge a 20 minutos y 20minutos.es) nadie sabía nada. Tras la reunión mencionada, el equipo de soporte comenzó a preparar una sala a la que solo podría pasar gente autorizada. Era, con cariño, el ‘mini bunker’. Nosotros somos los que somos y no tenemos infraestructuras colosales, pero el protocolo sí podemos cumplirlo. Para entrar había dos llaves; en el interior, varios ordenadores con red independiente de la del resto de trabajadores. También una caja fuerte. La rutina era la siguiente: pedir la llave, entrar, cerrar; abrir la caja fuerte, sacar el material necesario; teclear la contraseña del sistema y empezar. La base de datos también tenía contraseña. La habitación no tenía teléfono, los ordenadores no admitían conexión a Internet -se nos habilitó una forma alternativa para poder navegar- ni un triste CD de música. Mi escritorio virtual mostraba apenas media decena de iconos; con lo que yo soy.

Nada podía salir de allí ni imprimirse. Todo lo utilizado, como cuadernos, documentación adicional, etc., debía quedar guardado en la caja. Otra contraseña más. Se hacía complicado a veces retener tantas combinaciones de cifras y letras en la cabeza, sobre todo porque iban cambiando según pasaban los días. Durante las dos primeras semanas de trabajo, además, no podíamos contarle a nadie qué estábamos haciendo cuatro personas encerradas en el habitáculo ni por qué nos habían semi apartado de nuestras funciones. Era divertido escuchar las teorías de los compañeros. Lo mejor de todo, sin embargo, era que todos lo llamaban, al ser secreto e inconfesable, “Wikileaks”. Se lo llegaron a preguntar a Arsenio en una de las reuniones de contenidos: “¿Nos vais a contar ya de qué va eso de Wikileaks?”; él pensó que alguien se había ido de la lengua. Pero no.

Lo simple vs. el vendehumo

“Cuando te forzás a ser simple, te forzás a enfrentar el problema real. Cuando no podés entregar un ornamento, tenés que entregar sustancia”.

Paul Graham, cofundador de Y Combinator.

Vía SwissMiss



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...