Vos podés/debés donar, no tenés que ser rico para hacerlo

Vos podés salvar vidas. Es más, si todos donáramos el uno por ciento de nuestros ingresos podríamos terminar con el hambre en el mundo.

Si en algún momento pensaste que tendrías que tener más dinero para ayudar a alguna ONG te recomiendo que veas el video que sigue y leas lo que escribí luego:

En el se resume parte de “The Life You Can Save” gran libro de Peter Singer, a quien algunos conocerán por Animal Liberation, en el que insta a que “cualquiera” done por lo menos el 1% de sus ingresos.

La obra es una fantástica argumentación, cualquiera que escriba una tesis debería tenerla de ejemplo, que revierte cualquier excusa que te pusiste para no abrir tu billetera:

  •  Si comprás cosas que no necesitás, vos podés/debes donar.
  •  Si vieras un niño ahogándose en una laguna saltarías a salvarlo, entonces ¿por qué no salvás a alguno de los chicos que se mueren a diario en el mundo? Él explica porqué, no ver a ese niño muriendo es una razón contundente, pero también explica porque debés empezar a salvarlo.
  •  Singer no trabaja la culpa, plantea la como una obligación ética. Aclara que somos la parte que se beneficia por un sistema mundial que deja a muchos afuera (nadie lo puede negar).
  • Donar el 1% de tus ingresos no te hará más pobre, pero puede ayudar mucho. En el site existe una calculadora para ver cuánto “deberías” donar. En nuestra región, por nuestros sueldos, la clase media estará cerca del 1%. Por supuesto que Singer también da los ejemplos de Warren Buffett y Bill Gates con sus donaciones multimillonarias.
  • Aunque Singer es ateo en el libro muestra en su explicación varias perspectivas religiosas a favor de la donación. Por eso se distancia del concepto de caridad, más relacionado con la expiación de pecados. Aclaración: como buen utilitarista prefiere la caridad a la nada.
  •  No sólo hay que promocionar que el resto del mundo que vive con un excedente done, Singer cree que también hay que promocionar las donaciones que uno hace. Dice que si bien alguien puede pensar que esa promoción se hace para ser bien visto por la sociedad, o ahorrar en impuestos, a la hora de salvar vidas no hay margen para ese análisis. Si una persona se inspira en esa donación promocionada para sumar a los “donadores” esa promoción valió la pena.

En ese sentido, este es un post , creo que sirve donar a ONGs que trabajen en problemas de fondo y no en soluciones cortoplacistas, salvo en el caso de una crisis puntual: mejor es dar dinero para un pozo de agua que dinero para un botellón de agua. Mientras encuentro una opción local hice mi donación a OXFAM y UNICEF. Podés donar online, no encontré monto mínimo y en se manejan en pesos 😉

Mil cosas quedan fuera de este post (por ejemplo la participación física, en el campo, en la mejora de las vidas de esas personas), pero sólo apuntó a generar la curiosidad necesaria para que alguno de ustedes se sume. Yo leí el libro en mi último viaje y el análisis del autor es contundente. Las ideas de Singer pueden ser un cachetazo para algunos, pero claramente algo estamos haciendo mal y sus ideas pueden servir para ayudar. Digamos que es un cachetazo inspirador. 🙂

De más está decir que si te inspira otro autor está todo más que bien. Simplemente su argumentación fue lo que me inspiró a mi. Lo importante en este caso es el resultado final: ayudar. Ayudar, lo hagas guiado por una idea, un autor, una deidad o lo que sea. ¡Las argumentaciones funcionan bien conmigo y estimo que lo mismo pasa con muchos de ustedes!

Links interesantes:

Gracias/Vía | Laura Belli por prestarme el libro y mucho más 😉





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12 thoughts on “Vos podés/debés donar, no tenés que ser rico para hacerlo

  1. Pablo

    Recordé este post tuyo al ver la nueva campaña que está impulsando AEDROS (la Asoc. de Ejecutivos de Desarrollo de Recursos para Organizaciones Sociales).

    La campaña se llama Cansate de Donar, http://www.cansatededonar.org, y el objetivo es generar un cambio cultural invitando a las personas a abrazar una causa y donar dinero regularmente.

    Lo dejo como una punta para los que se inspiren con tu post!

    Un beso
    Laura

  2. Gracias por hacer este post y por dedicar este tiempo para esta mirada NECESARIA.

    Hace un tiempo santi bilinkis escribía en Riesgo y Recompensa “qué harías si estuvieras entre el 20% más rico del planeta?”. Sorpresa: estamos -seguro-todos los que leemos acá. Más allá de eso y de que comparto de punta a punta la necesidad de donar a causas a largo plazo que buscan un cambio en la estructura de la pobreza creo que es necesario dar un paso más.

    Hace poco, cenando con dos buenas amigas hablábamos de este tema (habiendo gastado esa misma semana más de 800 pesos en una cena de 3, sí, así de contradictoria soy) yo les decía: “Disculpen, quizás les suene polémico, pero para mí con donar, ya no alcanza, hay que involucrarse con, al menos, 1 persona que viva en condiciones de marginalidad. Hay que generar vínculo, hay que gastar horas, hay que ser alguien para esa persona y esa persona tiene que SER alguien para vos, hay que dejarlos hablar, hay que intentar una cercanía porque ellos -además de harina, aceite y azúcar- necesitan tener una voz.

    También estoy convencida de que el que se anima a ese encuentro – muchas veces incómodo y inseguro- ESE encuentro te cambia a vos para siempre. NUNCA más leés sobre pobreza, marginalidad y delincuencia de la misma manera. NUNCA más entendés tu lugar de la misma manera.

    Y no, no tenés que irte a Calcuta o hacer un cambio radical como Francisco de Asís, hay que ser creativo. Y un sms antes de un partido, un matecito de domingo, un llamado luego de una tormenta feroz, cambia todo.

    Creo que sí, hay que donar, pero apuesto a que lo que le cambia lo cotidiano “al pobre” -y a vos- es si te animás a donarTE.

    martu.

    • Martu: gracias por tu comentario, justamente puse algo sobre ese tema al final del post en una actualización posterior.
      Coincido en lo que decís. El post apunta a los que NO donan. Creo, eso dicen los números, que son muchos más los que no donan, pudiendo hacerlo, que los que imaginamos.
      Coincido en que lo mejor es involucrarse más, pero también sé que sumar donantes es bienvenido. Y eso no quita que los que puedan/podamos den/demos una mano que vaya más allá del dinero. Por suerte todo suma. 🙂

Leave a Reply